Oficiales de Sweetwater Accedieron a Mantener Silencio Sobre un Docente que Acosaba y Toqueteaba Alumnas - Voice of San Diego

VOSD en Español UNVEILING THE UNSEEN

Oficiales de Sweetwater Accedieron a Mantener Silencio Sobre un Docente que Acosaba y Toqueteaba Alumnas

Una investigación encontró la conducta de Anthony Atienza con las alumnas como “grave y persistente”. Como parte de la negociación de su renuncia, Atienza recibió una licencia paga y el acuerdo de los oficiales del Sweetwater Union High School District de no avisar a otras escuelas o posibles empleadores sobre los hallazgos de su conducta indebida.

Escuela de Arte y Arte Escénico de Chula Vista High School / foto de Adriana Heldiz.

Read this article in English here

El Profesor del Año en 2017 del Chula Vista High School, Anthony Atienza, repetidamente durante los tres últimos años, acosó y manoseó sexualmente al menos a tres alumnas, según cuentan oficiales del distrito escolar de Sweetwater, quienes encontraron que su conducta era “grave y persistente” luego de una investigación que llevó meses. 

Los expedientes de Sweetwater Union High School District obtenidos por Voice of San Diego, dan fe de que tres estudiantes presentaron quejas sobre Atienza, destacado profesor de coro que trabajó para el distrito desde 1992, diciendo que durante meses las acosaba con toqueteos y comentarios inapropiados, dentro y fuera del campus. 

Dos estudiantes decidieron hacer público las denuncias en febrero de 2017, para proteger a futuras estudiantes de los avances de Atienza, y una tercera dijo que ella lo denunció luego de que tuviera un aterrador incidente con él durante un viaje escolar a Disneyland. 

Las alumnas denunciaron que Atienza les daba palmadas en las nalgas, les ponía su mano sobre sus muslos y hacia comentarios sexuales. Algunas de las miradas lascivas y de los toqueteos fueron presenciados por otros estudiantes, como consta en el informe de la investigación de 63 páginas de julio de 2017, realizado por la asistente del director en ese momento, Hilda Cadena. Cadena entrevistó a 28 estudiantes en total. 

“La conducta grave y persistente del Sr. Atienza creó un ambiente hostil e intimidante para las tres estudiantes que presentaron las quejas, y es razonable asumir que las otras estudiantes y exestudiantes se hayan sentido de la misma manera” concluye el informe. “La sumisión a esta conducta fue percibida por los estudiantes como una condición de status dentro del programa y esta percepción era razonable dadas las circunstancias.” 

Atienza se encuentra con licencia paga de sus tareas del Chula Vista High durante el corriente año. Hasta hace poco se encontraba trabajando con jornada parcial para Lakeside Middle School del East County y dando clases fuera de horario escolar para el Christian Youth Theater. 

Oficiales de Lakeside y del Christian Youth Theater, ambos dicen haber contactado a Sweetwater, pero no haber visto la investigación, ni haber sido notificados por el distrito sobre lo investigado por los hechos de conducta inapropiada. 

En octubre, los oficiales de Sweetwater, como parte del acuerdo de renuncia de Atienza, accedieron a no discutir ni revelar a posibles empleadores la investigación ni las denuncias. 

El arreglo de renuncia dejó a Atienza con licencia paga desde el 30 de junio, con un salario anual de $ 100,763. Según el acuerdo, los oficiales distritales deben decir a quienes consulten a partir del 1° de julio, que “Atienza renunció voluntariamente al distrito y tenemos los mejores deseos para él.” 

Pero los padres de una de las estudiantes que había presentado una denuncia dicen que les habían contado otra historia. Los oficiales de la escuela les habían dicho que el arreglo con Atienza permitiría al distrito decirles a los futuros empleadores que habían rescindido su contrato y que no le darían referencias. Estaban consternados al enterarse que fue distinto. 

Los oficiales de Sweetwater se negaron a contestar preguntas sobre el arreglo, pero negaron haberles dicho a los padres lo que ellos comentaron. 

Atienza se negó a ser entrevistado por Voice of San Diego, alegando requisitos de confidencialidad en su acuerdo de renuncia. 

En una declaración, le hizo referencia a VOSD sobre su respuesta escrita de cuatro páginas al distrito “refutando los tendenciosos informes’ de investigación del distrito, que han decidido dar crédito a tres estudiantes conflictuadas por sobre la legión de estudiantes, exestudiantes, padres y colegas docentes, quienes saben que los alegatos contra mi persona son falsos. Cualquier historia con referencia a mi persona será examinada en busca de falsos testimonios u omisión de datos.” 

Atienza también le escribió a VOSD “Mi conducta para con mis alumnos actuales o exalumnos, es y siempre ha sido, apropiada.” 

En la carta de julio 2017 de Atienza al distrito dijo que su reputación “ha sido dañada de manera irreversible por la imaginación de tres jóvenes conflictuadas de secundario” y “el autor del informe no toma en cuenta mis 24 años de servicio ejemplar, sin incidentes o problemas de conducta en el Distrito, lo cual es completamente inconsistente con los cargos presentados por quienes me acusan de acoso sexual.” 

Las credenciales de Atienza para dar clases son actualmente válidas, aunque hay una investigación en curso por parte del California Commission on Teacher Credentialing, según consta en el correo electrónico de marzo 15 provisto por un padre de una de las alumnas del Chula Vista High School que había presentado una denuncia el año pasado. 

Kristina McKinney, una investigadora especial de la comisión de credenciales, escribió a los padres explicando que las investigaciones llevan aproximadamente seis meses, luego el docente puede apelar cualquier medida disciplinaria que se le imponga, lo cual puede agregar meses o inclusive años al proceso, según un informe reciente de neutral Legislative Analyst’s Office. 

“A lo largo de todo el proceso, un portador de credenciales, acorde a la ley, puede continuar enseñando hasta que su caso sea completamente juzgado” escribió McKinney en el correo electrónico. 

Un vocero de la comisión de credenciales le contó a VOSD que la ley no le permite poder confirmar la existencia de una investigación. 

La conducta de Atienza con los estudiantes no llevó a denuncias criminales, pero la policía de Chula Vista abrió una investigación y en la primavera pasada, refirió el caso a la oficina del fiscal del condado de San Diego, explicó el teniente Dan Peak de la policía de Chula Vista. 

“Cuando nuestra oficina decide no presentar cargos en un caso que hemos examinado, hacemos esto porque no podemos probar potenciales cargos más allá de duda razonable” escribe en un correo electrónico Steve Walker, vocero de la oficina del fiscal de distrito. “No podemos discutir nuestro análisis más allá de esto”. 

El teniente Dan Peak de la policía de Chula Vista explica que los oficiales no han visto el informe de investigación del distrito durante su investigación inicial. 

“Basados en el informe que ustedes enviaron a nuestro departamento, estamos tratando de determinar si podemos identificar víctimas o testigos no conocidos hasta ahora”, escribió Peak en un correo electrónico del 31 de mayo. 

Un Viaje Discordante a Disneyland 

De acuerdo a los expedientes distritales, las tres estudiantes que habían hecho las denuncias de acoso por parte de Atienza, se acostumbraron a ciertas conductas por parte de él, inclusive palmadas en sus glúteos o que les tocara la cintura o el muslo con su mano. 

“Cuando le pidieron que hiciera una demostración, la Alumna B puso su mano sobre la parte más alta de su muslo a aproximadamente a un (1) a una y media (1,5) pulgada de su zona pélvica, con sus dedos deslizándose hacia la parte interna del muslo” según consta en el informe de Cadena. 

La misma estudiante escribió en un descargo que, Atienza le elogiaba su cuerpo y que “pasaba sus dedos por mi muslo, ponía su mano en la parte interior de mi muslo, darme palmadas y tocaba mi trasero. Recorría mi espalda buscando las tiras de mi corpiño”. 

Otra estudiante escribió en una declaración que, Atienza miraba mis pechos o trasero. También él ponía su mano en tu cintura y la dejaba en ese lugar. También se ofrecía a comprar cosas y cada vez que me negaba, enloquecía.” 

El año pasado una estudiante escribió en una declaración El Sr. A, al principio se relaciona con las jóvenes de una manera que parece paternalista, pero luego evoluciona en algo más. Él ponía su mano sobre la cintura de las jóvenes y ha dado palmadas a muchos traseros de jóvenes mujeres”. 

Algunos encuentros fueron particularmente molestos. 

Durante un viaje escolar a Disneyland para participar de una competencia de coro, en febrero 2017, una de las estudiantes dijo que Atienza trató de convencerla de ir al cuarto de su hotel, solos. Ella pudo evitar ir con el, luego de enterarse que Atienza le dijo otra alumna que no podía ir y que su familia no iba estar en la habitación como se había acordado al principio.” 

“Ella explicó que al principio le dijeron que todos iban a ir, luego no hubo nadie”, describe el informe. Le dijo ainvestigador que, en un momento, camino al hotel, Atienza comenzó a tocar su cadera y agarrar la hebilla de su cinturón”. Ella sintió que las cosas estaban escalando y se asustó. “Todo se veía mal”, dijo ella, según consta en el informe de Cadena. 

Atienza niega haber tenido contacto físico con la estudiante y niega haber hecho un intento de llevarla sola al hotel. Les dijo a los oficiales escolares que le ofreció a la alumna su habitación familiar para descansar luego de que ella le dijera que se encontraba cansada y no quería seguir con las atracciones, consta en el informe. 

“Vuelvo al hotel con la familia,  puedes quedarte en el sillón hasta que sea momento de partir” dice Atienza que dijo. Otra estudiante “escuchó la conversación y se invitó a ir. El Sr. Atienza se dio cuenta de que esto no iba a funcionar ya que su familia se encontraba ahí, entonces les dijo a ambas que no” y decidió quedarse en el parque, les dijo a los oficiales escolares, según consta en el informe. 

Otra estudiante informó que Atienza la acosó en el mismo viaje a Disneyland, cuando ella estaba en el autobús juntando sus cosas luego de la presentación. 

Al inclinarse sobre el asiento del autobús “Atienza agarró fuertemente mi cintura y la Alumna A sintió un tirón que la llevó hacia las partes privadas de él y ´él frotó sus partes contra mi trasero” describe en el informe. Ella contó que luego dijo “disculpas” y siguió camino. Un alumno que estaba en el autobús fue testigo del incidente, según consta en los expedientes del distrito. 

El estudiante “informó estar sorprendido y no respondió. La Alumna A se paralizó. La Alumna A dijo que esto fue demasiado para ella, la Alumna A se sintió asqueada y violada. Se le preguntó a la Alumna A por qué usó la palabra violada, la Alumna A respondió que fue un contacto incómodo y no pedido. La Alumna A sintió que fue deliberado y obvio” según consta en el informe.  

La Alumna A describe un incidente que ocurrió en XXXXX durante XXXXX. LAlumna A informa que ella estaba en el autobús, inclinada sobre el asiento ordenando sus cosas para ir a cambiarse. El Sr. Atienza la agarró fuertemente por la cintura y la Alumna A sintió un “tirón” hacia las partes privadas de él y el “frotó sus partes privadas contra mi trasero”. La Alumna A informó que de manera despreocupada luego del incidente dijo “disculpas”. La Alumna A informó haber estado sorprendida por el incidente y no respondió. La Alumna A se paralizó. La estudiante A declaró que para ella esto cruzó los límites, se sintió “asqueada” y “violada”. Le preguntaron a la Alumna A por qué había usado la palabra violada, y Alumna A contestó que fue un contacto incómodo y no solicitado. La Alumna A sintió que era deliberado y obvio. La Alumna A sintió que no había sido un accidente. La Alumna A informó que el Estudiante N fue testigo del incidente. 

El informe dice que Atienza mientras era cuestionado sobre el incidente, les dijo a los oficiales de la escuela que “no recordaba entrar al autobús” en el momento del que estaban hablando. 

Los fiscales examinaron detalladamente el encuentro del autobús al evaluar las acusaciones contra Atienza, pero al final les dijeron a los padres que el hecho de que el incidente pasara en otro condado presentaba problemas. Esto le fue comentado a los padres entrevistados por la policía y estos últimos se lo dijeron a VOSD. 

Paseos en Automóvil y Salidas de Compras 

Atienza admitió que tenía el hábito de llevar a sus casas a algunos estudiantes, o llevarlos a hacer mandados, comprarles comidas y ocasionalmente, llevar a alumnas al centro comercial, solas o en parejas, según los registros del distrito. 

Una de las salidas de compras al centro comercial Plaza Bonita, involucra a dos de las estudiantes que presentaron quejas. Ambas informaron que Atienza le insistió a una de ellas que se probara un vestido provocativo con el cual le era difícil moverse, mientras él le sacaba fotos. 

El informe resume la versión de las alumnas del encuentro: “la Alumna A le dijo al Sr. Atienza que era demasiado corto y revelador. El Sr. Atienza le dijo a la Alumna A qué se lo probara igual. La Alumna A salió cubriéndose la zona de su busto. El Sr. Atienza le dijo a la Alumna A que sacara sus manos de ahí y que girara mientras el Sr. Atienza le tomaba fotos.” 

La Alumna A dijo que se probó entre 15 y 18 vestidos para Atienza ese día. 

Atienza les dijo a los oficiales de la escuela que él tomo una foto de la estudiante en un vestido en el centro comercial, consta en el informe. 

Él hizo que XXXXX se probara vestidos inapropiados durante horas, a pesar de ella sentirse incómoda con esto. Él hizo que se pusiera sus manos a los costados a pesar de que ella quería cubrirse con sus manos sus pechos demasiado expuestos.  

“Cuando se le preguntó si sentía que la estudiante podía no probarse el vestido, el Sr. Atienza respondió que sí, que él quería asegurarse que se sintieran cómodas” consta en el informe. Dijo que no tenían permiso de los padres para la salida, pero uno de los padres luego fue a buscar a su hija. Atienza luego dejó a la otra estudiante en la casa de otra estudiante. 

Otra alumna declaró que, en otra ocasión, mientras Atienza la llevaba a su casa, él le preguntó a ella cuáles estudiantes de coro tendrían sexo entre ellos si estuvieran perdidos en una isla solitaria. Atienza les dijo a los oficiales escolares que “no recuerda este incidente”. 

En diciembre de 2016, durante una salida de compras con una estudiante para buscar el regalo secreto de Santa, la estudiante declara que Atienza le dijo que otra estudiante tenía un lindo cuello para gargantillas. Luego “tomó mi cuello diciendo que ella también tenía un cuello para gargantillas y comenzó a deslizar sus manos por su cuello” consta en el informe. Les dijo a los oficiales “estaba realmente confundida y asustada de que su mano estaba sobre mi cuello.” 

Atienza negó a los investigadores el encuentro. 

Evaluando la Credibilidad 

Los corpiños han sido un tema de conversación para Atienza, según cuentan las estudiantes. 

Una estudiante declaró que Atienza le frotó su espalda y le preguntó repetidas veces por qué no estaba usando corpiño. También dijo que él dijo a ella que los varones prefieren los bralletes a los corpiños, porque el pecho es más visible. 

Al preguntarle a Atienza, dijo que recuerda brevemente que la alumna boicoteaba los corpiños, pero negó haberle tocado la espalda o comentar sobre su falta de corpiño. El informe dice que “él no recuerda” comentar sobre qué corpiño prefieren los varones. 

Durante un ensayo, una estudiante sintió una puntada en su espalda mientras bailaba, fue debido a dos alfileres en su vestido, que otra estudiante removió. 

Luego Atienza la llamó con voz firme, cuenta ella, y le dijo que girara y “le levantó el vestido sin pedirle permiso buscando alfileres. La Alumna A informó que el Sr. Atienza estaba tocando su espalda con sus manos”. El encuentro terminó 20 a 30 segundos más tarde cuando Atienza no encontró más alfileres, dijo ella. 

Atienza les dijo a los oficiales escolares que no recordaba el incidente de los alfileres, pero recordaba un problema con la tira o broche de su vestido y que él pidió a ella que se dé vuelta para echarle una mirada. 

Al preguntarle si le había levantado el vestido buscando alfileres, él declaró que no sabía nada de ningún alfiler” consta en el informe. 

Una estudiante dijo que mientras ella luchaba con el pánico escénico antes de las presentaciones, Atienza la halagaba. 

Estas guapa, no te preocupes que todos te van a amar. Cuando salgas al escenario todos van a pensar lo atractiva que eres” dijo ella a los oficiales que Atienza le había dicho. “La Alumna A declaró que la hizo sentir asqueada e incómoda porque él es un docente”. 

En mensajes de texto que se les mostraron a los oficiales escolares, Atienza enviaba mensajes usando emoticones de besos y corazones. Las alumnas también declararon que Atienza se ponía celoso si le hablaban o mandaban mensajes de texto a varones. 

Una vez, cuando se enteró de que ella le estaba enviando un mensaje de texto a un varón, una estudiante dijo que Atienza enloqueció y “que sus comentarios la hicieron sentir como si él fuera su dueño”. 

El Sr. A hace relaciones con las jóvenes que al principio parecen paternales pero evolucionan en algo más… Me ha llevado después de la escuela muchas veces y hace un esfuerzo especial para estar solo conmigo o con otras jóvenes. 

Atienza explicó el encuentro diciendo que él promovía a la estudiante a mantenerse enfocada en la escuela, la familia y el coro y le dijo que ella “no necesitaba un varón”. 

La misma estudiante informó que Atienza le dijo de uno de sus amigos varones “solo quiere ser tu amigo porque quiere tener sexo contigo”. 

De acuerdo al informe de la investigación de Cadena “siete estudiantes mujeres informaron haber padecido miradas lascivas de arriba abajo por parte del Sr. Atienza y/o el Sr. Atienza tenía miradas lascivas sobre ciertas partes específicas del cuerpo”. 

Una de las estudiantes que presentó quejas dijo que Atienza, con frecuencia la miraba de arriba abajo o miraba sus pechos o trasero “día por medio”. Ella dijo que sus miradas eran a veces cortas o podían durar un minuto. En una ocasión, la estudiante declaró que él le pidió que caminara con él hasta el automóvil para buscar una loción. En el camino “ella notó que el Sr. Atienza giraba su cabeza para mirar a su trasero. El Sr. Atienza comenzó a caminar más despacio y detrás de ella todo el camino hasta llegar al auto mirándole a su trasero,” según consta en el informe. 

Otra alumna declaró que Atienza la llevó fuera del campus a comprar tacos en una ocasión en que ella se había excusado de la quinta hora. Ella tenía puesto una camisa escote en V escotada y declaró que “El Sr. Atienza no me miraba a los ojos cuando hablábamos”. 

La misma alumna dijo que en otra ocasión, Atienza le encargó reunir disfraces y maquillaje para una presentación. Mientras él le mostraba su cuenta de Pinterest, le apuntaba a los escotes y estómagos que le parecían atractivos de las modelos. 

Sopesando la credibilidad de las estudiantes versus la de Atienza, Cadena consideró a las respuestas de Atienza incompletas. 

“La Sra. Cadena encontró la credibilidad del Sr. Atienza de ser de cierta preocupación debido a las respuestas vagas y la falta de recuerdo de los incidentes. La falta de adherencia a lugares y protocolos distritales fueron de mayor preocupación” según consta en el informe. “La discrepancia de sus declaraciones versus los descargos de los estudiantes, la falta de memoria con respecto a detalles y la negación de incidentes observados por varios testigos, lleva a esta investigadora a cuestionar la veracidad de sus dichos.” 

Cadena escribió que justifica los alegatos de la estudiante sobre contacto físico, verbal, escrito y acoso por parte de Atienza, como también su comportamiento poco profesional y no deseado basándose en “la preponderancia de la evidencia”. 

Cadena recomendó “tomar medidas administrativas” “acordes a conductas graves y generalizadas” pero no especificó qué acciones a tomar. 

Tres meses después se llegó a un acuerdo de renuncia con Atienza que le garantizó licencia paga durante el periodo escolar completo 2017-2018.  

´Tratando de Volver a Recoger los Pedazos’ 

Para las familias de las estudiantes que presentaron denuncias el año pasado, la vida no fue fácil gracias a las secuelas de las investigaciones distritales y policiales. Las estudiantes que presentaron las denuncias sobre la conducta de Atienza eran menores al momento de los incidentes y VOSD acordó no revelar su identidad ni la de sus familias. 

Una estudiante fue maltratada por sus compañeros y tuvo una mala experiencia en la secundaria cuando empezó a pasar tiempo con Atienza, comenta su madre. Luego de presentar su denuncia contra Atienza, la familia ha tenido que pasar por momentos difíciles. 

La madre dijo que lamenta la confianza que ella depositó en Atienza, a quien ella describió como un amigo personal” de la familia de su marido. 

Mirando en retrospectiva, “no estábamos siendo responsables” dijo ella. “Creemos que tenemos toda esta estructura y estamos a salvo”. 

Cuando las noticias de la investigación comenzaron a circular por el campus, ella dijo que otros compañeros llamaron a su hija “slut” (puta) y la acusaron de hacer que el coro se disolviera. Su hija, quien ya estaba luchando contra la depresión, tuvo varios intentos de suicidio en los últimos meses. Fue admitida a una institución e internada por un periodo de tiempo. 

El costo personal que recayó sobre la familia de ella es inmenso. También perdieron amigos adultos cuyos hijos están en el programa, dice ella. 

Ahora la familia está “tratando de recoger los pedazos. Ella tiene días buenos y otros malos… está angustiada, ella verdaderamente admiraba a esta persona,” comenta. “Ella vivía según lo que él decía; lo que él decía, ella lo iba a hacer… Porque él sabía que ella era vulnerable y él uso su debilidad. Ella, en ese momento, era sólo una joven frágil y él pudo depredar sobre ella porque sabía que no iba a defenderse mucho”. 

Hoy en día su hija asiste a otra escuela del distrito, pero está muy preocupada porque Atienza está todavía al frente de alumnos. 

En la primavera Atienza dio clases a alumnos fuera el horario escolar, en distintas partes del condado para el Christian Church Theater. A principios de este año escolar, desde noviembre hasta el 3 de mayo, enseñó a alumnos del Lakeside Middle School, según comentaron oficiales del distrito Lakeside. 

Los padres de otra alumna dijeron en una declaración que “estaban extremadamente preocupados al enterarse que el Sr. Atienza todavía estaba enseñando en el condado” y no están satisfechos con el resultado de las investigaciones “dadas la severidad de los fundamentos de las denuncias contenidas en los expedientes”. 

“Nos sorprendió enterarnos que los cargos criminales no pudieron ser presentados debido a tecnicismos, como el que uno de los ataques más serios ocurrió en otro condado, aunque los informes fundamentaban los reclamos de las víctimas” escribieron los padres. 

Algo recientemente los volvió a sorprender. Ellos dicen que se les dijo que el acuerdo llegado con Atienza, permitiría al distrito decirles a futuros empleadores que fue despedido. 

Los padres dicen que el distrito escolar y los oficiales de la oficina del fiscal del distrito “nos dijeron que el acuerdo les daba el beneficio de decir que había terminado su gestión y no se le darían referencias. Esto es contrario al arreglo actual, recientemente hecho público”, el cual requiere que los oficiales distritales informen que Atienza renunció voluntariamente el 30 de junio. 

Ellos dicen que su hija está sana y le va bien en la universidad. Ellos creen que lo que Atienza reclama sobre que los alegatos en su contra eran falsos y fueron hechos por “tres conflictuadas jóvenes estudiantes”, agrega “insulto al injurio”. 

Corrección: Se agregó esta nota para actualizar la información y destacar que Atienza no está dando clases para el Christian Youth Theater en este momento, su contrato finalizó el 6 de junio. 

Show Comments
Loading

We’re striving for the best possible discussion and may delete comments using our editorial judgment. All comments containing links will be reviewed by VOSD staff before they are published.
Read our full comment policy.
For longer comments, consider submitting an op-ed to Voice of San Diego.
Read the guidelines here.

We have recently updated our commenting system. If you are unable to submit a comment, please clear the cache and cookies in your browser, or use a private browsing window. Click here for detailed instructions.